• Revista MT

Que la vida te Sorprenda en do ruedas


Ese nerviosillo que no te deja dormir, entre emoción y preocupación, son apenas 2 meses que “llevo con esta chulada de marca y aún no he tenido el tiempo de probarlas”, pensamiento recurrente la noche previa a la aventura que MotoTurismo tenía para mí.

Llegó el día, con los bolsillos a tope de nervios baje al lobby del hotel, Arianna puntalmente ya aguardaba por el resto del convoy, Pedro y yo; vaya sorpresa me lleve al conocerla, estaba más nerviosa que yo, así que como magia me relaje.

Subimos a las motos, en una especie de “calentamiento” nos alejamos de a poco del hotel, era necesario conocer más de cerca los motores que tripularíamos los siguientes días, antes de emprender la huida. Y así fue, entre trailers, calor, congestionamiento y con la mano casi acalambrada salimos de la caótica pero muy querida CDMX, destino; Valle de Bravo.

Tú, que andas en moto, sabes de lo que hablo cuando describo la sensación inigualable y adictiva de romper el viento y volverte parte de él, de eclipsar la mente con los cambios impresionantes de paisajes, llenarte los pulmones con bocanadas de aire fresco y deleitar ese delicioso olor a bosque; y bueno, si no andas en moto deberías intentarlo, porque no es jalada, la VIDA en moto es DIFERENTE.

Pasadas un par horas, ya saben, la gas, las fotos y el diálogo propio: le bajo en las curvas, no soy la muy muy, apenas me estoy conociendo la Scout, tu dale sin miedo y. . . esas cosas que hacen de trayectos cortos episodios largos. Llegamos a Valle de Bravo; siempre, aunque hayas ido millones de veces, siempre la aventura será diferente y esta vez no fue la excepción. Primer reto, subir la Scout por una pendiente más empinada que… empinada, y aparte empedrada, que casual, tenía el estacionamiento para entrar.

Con éxito, no mío, llegamos a comer a Soleado, un restaurante delicioso y ampliamente recomendable, donde ofrecen, como menú principal, los sabores del mundo, poniendo en la carta 10 opciones de países para degustar selectos, exquisitos y muy variados sabores, eso, sin contar la excelente atención y servicio de Melusina Tryoen y el chef Adrien Tryoen, así como la inigualable vista. Afortunados nosotros, nos tocó disfrutar del atardecer, neta dense una escapada y lo recomendarán igual que yo.

Ya comí, ya bebí, ya no me hallo aquí. . .

y además, bajar la moto al salir.

Logramos el descenso con éxito, jaaaa pero si un momento llegue a pensar, ¡¡¡YA CHINGUÉ, unos minutos de carretera y llegamos al hotele!!! ERROOOR, no contaba jaaamaás con la prueba final que Waze tenía para nosotros; subidas con empedrado mojado, bajadas del terror y por qué no, fui víctima de la histeria colectiva, iniciada por Arianna con su ligero, casi nulo, (sarcasmo) temor a la altura y mojado empedrado ¡vaya osadía! Todo terminó, después de mentarle un par de veces la madre a Pedro y a su waze, con óptimos resultados y un crecimiento en la destreza de la hermosa Scout que manejé, 7 veces más pesada que yo.

Enclavado en las inmediaciones de una cascada, llegamos al Hotel Misión Grand Valle del Bravo, increíble lugar para descansar después de un día de rodada y disfrutar a lo grande, amplios y cómodos chalets, impresionante vista a la cascada, comida rica y variada y, unas salas con sillones confortables para echarse a compartir una cerveza y reírse de uno mismo con muy grata compañía. Y qué decir de la zona lounge al aire libre, donde relajarse y disfrutar de la naturaleza bajo el sonido del agua, es imperdible, lo mismo en su alberca techada con vista a la cascada.

De rodar y . . . VOLAR

Chicas riders de aire y tierra

Nos alistamos para salir rumbo al Peñón, sitio dónde se reúnen pilotos de parapente y ala delta para despegar Y ¿qué haríamos nosotros riders ahí? Pues disfrutar igual del AIRE y la LIBERTAD de un modo poco usual; VOLANDO.

Esperamos al equipo de Saky Riders, profesionales del parapente, en SkyRiders café de Alex Canale, por cierto, muy rico y con un ambiente naturalmente chill, recomendamos los sumos de fruta y los smoothies, muuy refrescantes después del vuelo.

Fabián Gremión y su equipo llegaron en la camioneta por nosotros, subimos al despegue, nos alistaron e instruyeron para volar. Y ahí estaba Paty García, una chica rider en la tierra y los aires, campeona en 2016 de vuelo en parapente. Ell, sería la encargada del tour por los cielos. Impresionante despegar los pies del suelo con esa sensación de quietud y calma que te da un vuelo tándem en parapente, es como un sueño, pero con adrenalina, es como una toma de dron, pero con tus ojos, no sé cómo explicarlo, pero la experiencia fue por de más espectacular.

Una vez en tierra firme, la recompensa a la hazaña, fue llegar a la Mezca de Valle, SEEEÑOORES en VERDAD, si quieren disfrutar de un lugar agradable, con alma y excelente vista, además de un anfitrión amable, cálido y peculiar José Vargas (Brownie), que ofrece un excelente servicio y una comida exquisita. La Mezca es el sitio ideal para convivir y disfrutar de unos tragos en compañía de los amigos o en pareja, los antojitos se llevan muy bien con sus bebidas y la música es variada y amena, sin contar que también puedes sugerir tus rolas.

El estacionamiento es el mismo de la pendiente pronunciada, y bueno, a la salida de Valle ahora waze no nos maltrató, sólo que Pedro nos asustó un poquito. Qué con unos tips de cómo dominar la máquina y romper barreras mentales salimos victoriosos de bajadas, subidas, empedrados y tierra suelta.

Expedición Indian

Y todo lo que empieza termina, así que agarramos nuestras majestuosas Indian, y entre postales naturales, sobre tres artefactos ideales para viajar (Scout, Chief y Springfield) volvimos a la ciudad. Tomando las últimas bocanadas de aire limpio y aspirando olor a bosque, llegue a la conclusión de que moto es moto.

Regresé con más experiencia en manejo de motos grandes, pesadas y en terrenos complicados, con una palomita más en mi bucket list, agradecida por la invitación a vivir tremenda aventura, feliz de conocer más de Pedro y conocer a Arianna. Ellos ya les contarán su experiencia con las motos en las que viajaron.

Yo, definitivamente enamorada de la Scout, muy, pero muy cómoda, estable, con mucho torque, exigente y un tanto ruda, pero increíble y tan impecable su figura como su manejo, una moto enteramente disfrutable, conveniente para hacer, Moto Turismo.

#indian #ValledeBravo #HotelMisión #Comida #Soleado #LaMEzcadeValle

Nosotros 
 

Contacto
 

Solo piensas en: 

- motos - motociclismo - Motocicletas estás en el lugar indicado, escríbenos.

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

© 2016 por Dr.T300